Partido de fútbol con el CIEVA

Hace un montón de años atrás, que no puedo precisar, ya que mi pobre cabeza ya no procesa. Pero, lo que sí tengo grabado, estando en el Grupo como Jefe de Operaciones, y llevando adelante un nuevo programa de cursos, y en especial de Mantenimiento del Entrenamiento, donde dentro de varias cosas se discutía cuantas horas eran las ideales volar. De un montón de horas que antes se hacían, nosotros con los A-37 de 21 horas bajamos a 18 y luego a 15 horas donde, con una serie de tareas en una sola misión al final podíamos practicar todas las fases del vuelo de combate.

No obstante ello, la proficiencia (desempeño) de los pilotos era alta. Y justamente en esos momentos, con exigencias elevadas, estábamos realizando ya vuelo nocturno, en formación y condiciones meteorológicas adversas. Espectacular!!! (no sé si actualmente se hace).

Y por otro lado, la moral era realmente alta. Hasta habíamos implantado una especie de sana rivalidad con las otras unidades de vuelo, para ver quién estaba primero. Y eso lo hacíamos en el deporte al punto que nos llevó a crear sendos campeonatos de futbol, de tiro de arma larga y corta, y de tiro aéreo en sendas demostraciones en maniobras y a fin de año.

Pero, todo esto nos trae a la memoria una actividad que justamente se realizó el día antes al accidente más dramático que tuvo nuestra Unidad (o por lo menos para los pilotos más contemporáneos), cuando se perdieron 4 tripulantes al impactar en pleno decolaje, virando en salida de tránsito contra el terreno, en la prolongación de pista 21, en los campos de Caorsi.

Fue un partido de futbol frente al CIEVA, que realmente no me acuerdo quién ganó. Pero, que luego se instituyó jugar una copa con un partido anual en esa fecha, con la aplicación de una plaqueta al ganador de ese año, y lógicamente, en recuerdo a los integrantes del Grupo que perdieron la vida en ese accidente y que quedaron de alguna manera para el recuerdo plasmados en nuestras retinas, el corazón y en esta foto.

Del accidente, quizás en otra cesión hagamos mención al mismo. Reconozco también, que había empezado con ímpetu recabando información de los accidentes que tuvo el Grupo. Pero, diferentes circunstancias ajenas a mi intención impidieron continuar con el trabajo. Pero, les prometo que al tomar ánimo nuevamente, quizás llegue a tratar el mismo como corresponde.

Qué podemos agregar?, . . seguramente muchas cosas. Cada uno de nosotros tenemos vivencias particulares de ese momento, su entorno y antecedentes.

Ojala alguno perdiera un poco esa coraza que usualmente nos envuelve a los militares para expresar nuestros sentimientos, contar lo que vivimos, sentimos ya que fue parte más que importante de nuestras vidas.

Deja un comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Síguenos en

Copyright © 2021 by Ivan Viamonte. Todos los derechos reservados.