La Esposa de un Oficial de la Fuerza Aérea es generalmente casi niña o una jovencita.

Pero existen momentos, tales como cuando su esposo está de guardia y ella debe pintar las ventanas del living o reparar el enchufe de la heladera o emparchar la goma de la bicicleta del más pequeño de la familia, en los que comienza a sospechar que ella es también  “Un Hombre Orquesta”

Generalmente viene en tres tamaños reglamentarios: delgada, gordita y…. dudosa. Debido a una causa natural durante los primeros años de su matrimonio es a veces difícil determinar con exactitud en cuál de los tres estados se encuentra.

Una de sus características principales es su forma de medir el tiempo y así, mientras otras esposas dirán “en tal o cual año” para referirse a un hecho determinado, ella dirá “mi esposo estaba en el grupo Dos cuando los niños tuvieron paperas”, fue en Durazno que compramos el auto”, “él estaba de guardia cuando se rompió el caño de la cocina”, “él estaba en la Escuela cuando fue ascendido a Capitán”.

Por lo menos uno de los nenes nació en un apurón porque “no le avisaron a tiempo” o en la incertidumbre de si podría acompañarle porque “no le llegaba el relevo”.

Todo esto quizás provoque hoy una risa dulce y amable de un buen recuerdo, pero en aquel tiempo ella comenzó a sospechar que había un pacto secreto entre él y la Fuerza Aérea, para que no estuviera junto a ella en oportunidades como esas.

¿Y aquella vez que lo arrestaron? Era el cumpleaños de la nena y ella sacando fuerzas no se sabe de dónde, sonriendo a todos los invitados, justificó su ausencia “porque estaba en una misión muy importante”.

¿Y aquella Navidad o Primero de Año que debieron pasarlo solos porque él recién llegaría al otro día?

En fin; una Esposa de un Oficial de la Fuerza Aérea podrá ser del interior, de la capital o del exterior, podrá ser maestra, doctora o estanciera, podrá ser una madeimoselle francesa, una muñeca japonesa o una madona italiana, pero juntas, hablando de sus problemas, sus maridos y de la Fuerza Aérea, hablaran el mismo lenguaje aéreo.

Ella es también una actriz, no solo para ocultar sus problemas sino para consolar a sus pequeños y así, cuando él es asignado a ciertos destinos, ella entusiasmará a los chicos diciéndoles de lo mucho que pasearán y jugarán con su padre. . . cuando este llegue el fin de semana, o de lo mucho que harán y verán. . . mientras papá esté descansando.

Una Esposa de un Oficial de la Fuerza Aérea es casi un ideal; ella tiene la paciencia de un ángel, la flexibilidad de un chicle, la sabiduría de un estudiante y la vitalidad de un jet.

Por supuesto que a ella no le agrada el dinero, pero todas coinciden en que este ayuda.

Ella es sentimental y guarda en algún lugar secreto de su ropero las cartas que él le escribiera, las fotos de los nenes, la de la fiesta de la EMA cuando aún eran solteros.

Alguien podría decir que él es bígamo y ella cual esposa de un sultán, disputa su marido con una entidad que lo reclama tanto o más que ella; la otra se llama “la base” o “el servicio” o “el vuelo”; cuando alguna de ellas llama a su esposo, ella inmediatamente se convierte en la esposa número dos y lamentablemente hasta que no acepte esto como un hecho irreversible, sin posibilidades de cambio, no llegará a comprender en realidad lo que es ser la Esposa de un Oficial de la Fuerza Aérea.

Pero ella es por sobre todas las cosas mujer; por eso se casó con aquel Oficial que le prometió la tranquilidad de los sobresaltos, la compañía de la soledad, la frustración de la conformidad, pero antes que nada la seguridad de un amor grande, puro y sincero como su cielo.

  Por eso hoy, sentada para descansar un poco, despeinada, en medio de una casa algo desordenada, rodeada de chiquilines que juegan, chillan se pelean, y… aún con la comida sin hacer, ella siente deseos de rebelarse, de tirar todo por la ventana, de abandonarse, pero…se sienten pasos, se abre la puerta y entra el más chico corriendo, diciendo, casi gritando. . . ¡¡¡llegó papá!!!

Entonces ella se siente feliz de ser…”LA ESPOSA DE UN OFICIAL DE LA FUERZA AEREA”

Según información recogida, éste es un antiguo artículo salido en un Boletín de Seguridad de Vuelo de la Fuerza Aérea Uruguaya, traducido por el Cnel. (Av) Homero Abella (ex Pilotos del Grp.2) de otra revista de la USAF

Deja un comentario

Este sitio esta protegido por reCAPTCHA y laPolítica de privacidady losTérminos del servicio de Googlese aplican.

Síguenos en

Copyright © 2021 by Ivan Viamonte. Todos los derechos reservados.