Cumplir años es un proceso natural, es ley de vida. Sumar años no debe de ser sinónimo de perder el optimismo en el camino de la vida. La actitud es determinante para vivir mejor. ¿Qué hábitos refuerzan el pensamiento positivo en la vejez?

Consejos para corazones optimistas

  1.  En primer lugar, conviene dejar de asociar ciertas iniciativas con una edad en concreto. Por ejemplo, volver a estudiar en la universidad no tiene por qué ser una opción exclusiva de la gente joven. Muchos jubilados se animan a dar el paso de volver a las aulas.
  2. Pasar menos tiempo frente a la televisión es una medida efectiva para reforzar el pensamiento positivo. Conviene ver la tele en momentos puntuales, por ejemplo, por la noche, un rato antes de ir a dormir. El día está para disfrutarlo. Las ventajas de ver menos tiempo la televisión son inmensas.
  3. Las personas mayores también quieren sentirse útiles y valoradas. Por eso, muchas personas deciden realizar actividades de voluntariado porque descubren que reciben más de lo que dan. Existen distintos ámbitos de ayuda social, puedes buscar una actividad que conecte con tu área de interés.
  4. Existen películas que ofrecen un excelente mensaje de pensamiento positivo y vital. Por ejemplo, El abuelo que saltó por la ventana y ser largó o Las chicas de la lenceria.
  5. Realizar deporte y ejercicio físico es una medida fundamental para estar en forma. Existen centros destinados a mayores que programan actividades para la tercera edad.
  6. Existen rutinas efectivas para mantener la mente en forma, por ejemplo, jugar a las cartas, leer el periódico todos los días, consultar revistas de interés personal, escribir cartas, manejar las nuevas tecnologías, por ejemplo, el uso del teléfono móvil y navegar por internet.
  7. Recuerda que estás en una etapa de la vida fantástica para vivir tu vida con ilusión y con nuevos proyectos.